La energía solar, tanto térmica como fotovoltaica, se puede utilizar en cualquier sitio, siempre y cuando tengamos una buena orientación sur de los captadores o módulos fotovoltaicos a instalar y las horas de exposición al sol de los mismos sean suficientes para la producción energética y rentabilicen la instalación.