Existen cinco grandes tipos de energía renovable: la energía solar, la energía eólica, la energía hidráulica, la biomasa y la geotérmica. La característica común es la de no producir emisiones contaminantes y así luchar contra el efecto invernadero.